miércoles, 6 de enero de 2010

Por mi Culpa. Cap 9

Iba corriendo, detrás de María, cuando la vi furiosa, creo que ya sabía por que. Había escuchando una conversación de Luciana, que iban a robarle la bicicleta. Pero por que no hice nada para detenerla, yo sabia de su plan, y no se lo pude decir a María.

Pero la vi tan furiosa y tan descontrolada, que lo único que pude hacer, fue gritarle que tuviera cuidado con el auto. QUE!!!, había un auto y la estaba por atropellar.

Lo último escuche de María, fue ese grito tan fuerte.

Me acerque hacia ella, estaba entera con sangre y todo era por mi culpa. Lo primero que hice, fue llamar a una ambulancia. Y luego llame a su madre, y eso fue horrible.

-Aló, ¿Quién es?. -Me pregunto la señora.

-Hola, soy Aaron, soy un compañero de María, lo que pasa…… es, ¿Usted esta sentada?.- le dije un poco preocupado.

-Si, ¿le pasó algo a María?.- me preguntó muy preocupada.

-Señora, a María….. la han atropellado y..- no podía continuar me estaba poniendo a llorar.- esta sangrando, esta perdiendo mucha sangre, pero ya llame a una ambulancia.- le dije.

-Voy para allá… estoy saliendo.- me dijo sollozando.

Cuando me volteé, me di cuenta que venia la ambulancia.

-Señora, vaya a la clínica Las Rosas, allí es donde se la llevan, yo la estaré esperando en la entrada.- Le dije.

-No, tu ve lo que le van a hacer a mi María, y yo veo como llego donde tu estas.- me dijo al mismo tiempo que sollozaba.

-Está bien, adiós.- le dije.

-Adiós.- me dijo.

Entonces, llame a mis amigos Luca y Gaspare. Los dos eran muy amigos mío, los mas divertido es que eran primos, pero Gaspare era un año mayor, que yo y Luca.

-Aló, chicos, María tuvo un accidente, y necesito que vengan, a la clínica, Las Rosas.- les dije y les colgué.

Íbamos en la ambulancia, cuando María, empezó, ha decir cosas.
-Aaron, Aaron, me estoy muriendo de ganas de…..- fue lo ultimo que dijo, hasta que pasó algo muy grave.

-La estamos perdiendo, necesitamos, llegar ya a la clínica.- dijo un enfermero.

Y en eso empecé a sentir su corazón más rápido de lo normal…se estaba muriendo.

-Hagan algo, no se puede morir, por favor.- les dije, ya llorando.

-Aaron…. Te necesito.- dijo María, inconscientemente, le costaba mucho hablar.

Entonces, en ese momento, le di un beso, en la frente, y sentí, como una electricidad, en todo mi cuerpo. Y de reojo, vi como latía su corazón, ahora latía con mas fuerza y, ya no tan rápido.

Cuando, llegamos a la clínica, los enfermeros, se la llevaron casi trotando, me dijeron, que tenia que esperar, afuera, por que, se la llevaron a la sala de emergencia.

Mientras que María estaba en observación, fui a la sala de esperas, y llegó su mamá, ella, como era familiar entro a verla primero y acompañarla, yo en cambio, decidí esperar a mis amigos. Media hora después, de que llegó, llegaron Melisa y Emilia. Empezamos, a hablar, de muchas cosas. Luego de un tiempo, llegaron Luca y Gaspare.

Ya llevábamos 5 horas ahí, pero a María todavía le hacían exámenes.
De pronto llegó el doctor y dijo que María había perdido mucha sangre y que necesitaban donantes de sangre O-VI negativo, una sangre poco común, pero extrañamente yo tenía el mismo tipo de sangre.

-Doctor – dije muy contento – creo que yo lo puedo ayudar, yo soy O-VI negativo – me sentía tan feliz de poder ayudar a María, pero al mismo tiempo no sabía como iba a reaccionar.

-Eso es una muy buena noticia, por favor pasa por aquí – dijo el doctor.

Entramos por unos pasillos un poco estrechos y luego llegamos a una sala que decía sala de donantes, ahí habían muchos frascos, y luego me hicieron sentarme al frente de una pequeña mesa.

-Espera a que llegue la enfermera – dijo amablemente el doctor.

Cuando llegó la enfermera, me saludo muy amablemente. La enfermera, me puso algo en el brazo para ver mis venas, fue todo muy rápido, me sentí muy mareado, pero pasó.
Cuando llegué, de nuevo, a la sala de espera, me senté, al lado de Emilia, ella estaba muy cansada, hasta estaba cabeceando.

-Alguien, me acompaña a tomar un café.- lo dijo con voz de cansada, Emilia.

-Yo, yo te acompaño.- dijo muy feliz Gaspare.

Salieron a buscar un café, y yo me cambie a donde estaba Gaspare a hablar con Melisa y Luca. Fue muy gracioso, por que Luca le estaba a coqueteando a Melisa.

Cuando llegó Gaspare y Emilia, estaban muy felices riendo, pero Emilia, aun cansada, se rio muy suavemente. Se sentaron y en muy poco tiempo, Emilia, empezó a cabecear de nuevo, y en un rato, se quedó dormida, encima de las piernas de Gaspare. El estaba muy contento.

En eso entro, el doctor, y nos dijo que ya podíamos entrara a ver a María, que ahora estaba mucho mejor que antes, pero seguía muy débil.

-¿Cuando va poder volver al colegio?.- le pregunte.

-En dos o tres días, pero no es seguro.- me dijo el doctor, respondiendo mi pregunta.
Pasaron a ver a María, yo no quise entrar, quería estar a solas con ella. Como siempre las ultimas en salir fueron, Melisa y Emilia.

Entre solo, no quise, que entrara nadie, por que si había una pelea o un beso, prefería que nadie lo viera.

-Hola, ¿Cómo estas?.- le pregunte.

-Un poco mejor,- me respondió.- pero, ¿tu que haces aquí?.- me pregunto enojada.

-Yo… yo…. María, fue mi culpa que te atropellaran, por que, yo te iba a ir a contar lo de de la bicicleta, pero no te alcance.- le dije con la mirada baja.

-Bueno, y entonces que haces aquí.- me dijo enojada.- solo vete.- fue lo ultimo que me dijo, por que salí disparado de ahí.

Porque María, me odia tanto, creo que ya se, por que estaba con Luciana, pero esto son Luciana llegó hasta aquí, la voy a llamar, y le voy a decir que lo nuestro terminó. Pero como soy un chico educado, la voy a invitar a un café, y se lo diré todo.

Marque su número rápidamente y la invite.

Cuando llegué al café, Luciana ya me estaba esperando.

-Hola, ¿ya pediste algo?.- le pregunte. Quería, hacerlo todo muy rápido.
-Si, y ¿que me querías decir?.- me pregunto tomándome de la mano.

-Luciana, lo que hiciste hoy con María, te pasaste de la raya, Luciana, nosotros, o sea tu y yo terminamos.- le dije y me fui. Yo se que es de mala educación, que la mujer pague la cuanta, pero no la soportaba más en mi vida.

Ahora, la única mujer importante en mi vida, además de mi mamá, es María.

---------------------------------------------------------------------------------

Hola, espero que les haya gustado el capitilo, y le quiero agradecer a las ideas a Conchi y Gaby, y tambien a Salome de Desues del amanecer.
Bueno aqui, hay unos blog muy buenos.

http://salome-despuesdelamanecer.blogspot.com/

http://www.historiadeunatipicaescolar.blogspot.com/

http://www.latimidezmejuegaencontra.blogspot.com/

5 comentarios:

Gaabita trilliza!! dijo...

ame el capítulo ,¿qué pasará con melisa y luca?...tu sabes lo q yo quiero saber , escribe pronto chaucha

Conchi dijo...

Me encanto el cap....María lo tiene que disculpar,el le dono la sangre...:)

Montse dijo...

si, pero vay a ver en el proximo cap por que María se enoja con el

Anónimo dijo...

Ahhh por fin termino con Lucianaaa!:/
Ya quiero ver el prox cap. :)
ADORO TU HISTORIA<3

Montse dijo...

Gracias